fbpx

1 de julio 2019 | 5:00 am

El avance de los mercados accionarios a nivel internacional no permeó a la Bolsa Mexicana de Valores y, para lo que resta del año, los pronósticos rayan en la cautela.

En la primera parte de 2019, el S&P/BMV IPC, el principal índice de la Bolsa Mexicana de Valores, tuvo un rendimiento 3.65% en moneda local y 6.19% en dólares. Lo anterior contrasta con lo logrado por los índices de Estados Unidos, donde el NASDAQ logró 20.66% en el mismo lapso.

Incluso, entre los principales índices de países emergentes como Rusia, India, China y Brasil, el mexicano se rezagó.

En general, el desempeño del IPC fue mediocre en el primer semestre del año, tomando en cuenta el desempeño de los mercados accionarios globales

dijo Jonathan Zuloaga, asesor macroeconómico y de mercados de Columbus.

El impulso que recibió la renta variable a nivel global provino de las expectativas de una posible baja de la tasa de interés de la Reserva Federal y por los acercamientos entre Estados Unidos y China en materia comercial.

“Consideramos que el optimismo se mantendrá e incluso permeará en otras regiones del mundo por lo que se sugiere comenzar a tomar posiciones en regiones con valuaciones baratas como Europa. Además, la postura dovish (laxa) de los bancos centrales le puede inyectar impulso a los mercados”, publicó Black WallStreet Capital en un análisis.

Al cierre de este viernes, el IPC se ubicó en 43,161.17 puntos.

Para la segunda parte del 2019, los analistas no prevén sorpresas positivas para la renta variable mexicana.

La mediana de estimaciones de cinco casas de bolsas para el cierre de año ubica al IPC en 47,500 unidades, un alza de 10.05% desde su cierre de este viernes.

Desde el análisis técnico, el IPC puede llegar a la zona de los 46,000 puntos, “una barrera importante si el panorama político y comercial, tanto nacional como internacional, siguen con incertidumbre”, comentó Guillermo Ríos, analista independiente

Análisis técnico de Guillermo Ríos

Las amenazas de Donald Trump, presidente de Estados Unidos, de imponer aranceles a todas las exportaciones mexicanos, tensiones comerciales a nivel mundial, recortes a la calificación crediticia de México y Pemex, así como el temor de un bajo crecimiento en México y el mundo son solo algunos eventos que presionaron a las acciones mexicanas.

Televisa, en el abismo; Lab, la de mejor avance

Al interior del IPC, compuesto por las 35 empresas más bursátiles del país, hay ganadores y perdedores en el primer semestre del año.

En la parte de los perdedores, Televisa (-34.23%), Alsea (-26.14%) y Alfa (-19.33%) se llevaron la peor parte.

Los riesgos a los que se enfrenta Televisa son diversos. Desde la desaceleración de la publicidad televisiva, hasta menores ingresos de Univisión y recortes presupuestarios de publicidad por parte de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, han presionado con fuerza a la televisora mexicana.

En el otro extremo, Genomma Lab (49.27%), Elektra (31.94%) y Grupo México (26.04%) fueron las acciones ganadoras en la primera parte del año.

Comparte